La vida es movimiento. El movimiento implica la asociación de la actividad celular y psíquica y física. Cinco movimientos interdependientes y que rigen la coordinación de toda la actividad energética del organismo.

1.- VERTICAL

La cabeza hace erguir el cuerpo, así mismo hay una estructura que determina el movimiento hacia arriba. La estructura del movimiento vertical implica la actividad del sistema nervioso, ciertas vértebras y músculos así como el sentido de la vista. Este movimiento nos permite distanciarnos de las cosas. A nivel de comportamiento surge la objetividad, la jerarquía, el control y la dirección.

2.- FRONTAL

Los hombros hacen ir hacia delante, así mismo hay una estructura que determina el movimiento frontal. La estructura del movimiento vertical implica la actividad del sistema respiratorio y muscular, ciertas vértebras y el sentido del olfato. Este movimiento implica ir en un dirección, es el interés, la ejecución, alcanzar metas.

3.- LATERAL

El vientre hace ir hacia los lados, la estructura lateral implica el sistema digestivo y circulatorio (asimilo-circulatorio), así como ciertas vértebras y músculos e implica el sentido del gusto. El gusto y disgusto, ingerir y metabolizar la energía. Es importante la comunicación y la colaboración para conseguir el alimento. El movimiento de la emotividad, la comunicación y relaciones sociales

4.- ROTACIÓN

La cintura permite rotar. La estructura de rotación así como las demás está por las diferentes partes y del cuerpo, tanto en eje como en extremidades. Implica el sistema eliminatorio y el sentido del oído. La presión del entorno rige esta actividad. Nos sentimos territoriales y defendemos, competimos o luchamos por lo nuestro.

5.- CENTRAL

La pelvis hace bajar e interiorizarse hacia el núcleo del ser. La estructura del movimiento cerrar-abrir del organismo es gracias a la pelvis y la estructura central que implica ciertas vértebras y músculos. El sentido del tacto nace de este movimiento y tiene que ver con lo afectivo. El amor como comunicación, lo eterno como percepción, lo reproductor como necesidad que hay en cada ser.

CONSTATACIÓN DE LOS MOVIMIENTOS 

1.- VERTICAL Suba la cabeza hacia el cielo, dese cuenta que todo el cuerpo se estira. Si insite unos segundos verá como cada vez tiene más ganas de erguirse. Esto también pasa desde la primera lumbar, pero por ahora lo haremos desde la cabeza. Distrés vertical es el problema de tensión negativa por exceso en este movimiento. 2.- FRONTAL Lleve los hombros hacia delante, dese cuenta que el cuerpo se proyecta hacia delante. Esto pasa porque los hombros y las primeras dorsales tienen que ver con el movimiento frontal. Lleve hacia delante los hombros y observe como el cuerpo sale andando. Distrés frontal es el problema de tensión negativa por exceso en este movimiento… 3.- LATERAL Lleve el vientre hacia un lado y el otro, dese cuenta como el eje del cuerpo, cabeza, columna y pelvis reaccionan. Si insiste tal vez notará un vaivén lateral. Bloqueo lateral es el problema de tensión negativa por exceso en este movimiento. 3.- ROTACIÓN Gire el cuerpo desde la cintura. Si lo hace movilizando la cabeza no funcionará (solo lo hará a nivel cervical). Aunque tenga cierta rigidez el cuerpo se tuerce, esto pasa porque la cintura rige el movimiento rotación, sobre todo la lumbar 3. Distrés rotatorio es el problema de tensión negativa por exceso en este movimiento. 4.- CENTRAL Para bajar y cerrar el cuerpo, para interiorizarse e ir a lo más profundo de su ser baje la pelvis cierre los coxales (crestas ílicas ) simplemente cierre la pelvis. Lo intimo se hará cada vez más presente. Su lumbar 4 está activa. Bloqueo central es el problema de tensión negativa por exceso en este movimiento.

MOVIMIENTO BLOQUEADO

Cuando un movimiento o varios se estanca por inhibición, represión, chock, sobreexcitación, exceso de tensión se bloquea la capacidad de autorregulación del organismo.

La actividad energética del cuerpo se bloquea impidiendo el buen funcionamiento del organismo, se puede entender como distrés o estrés negativo una tensión excesiva que merma la capacidad de autosanación

PROMOVER LA CAPACIDAD DEL ORGANISMO

Promover, fomentar y activar la capacidad del cuerpo para sanar empieza por eliminar el distrés, cuando se afloja al tensión excesiva provocada por algún fenómeno antes comentado despierta la habilidad del cuerpo para sanar.

Ejercitar la actividad física, mental y vital espontánea promueve la vida sana y con vigor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *